CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

jueves, 12 de julio de 2018

BODAS DE ORO

    La iglesia de la Virgen del Carmen de Benavente celebra en este año de 2018 sus Bodas de Oro, 50 años han pasado desde que el 16 de Julio de 1968, siendo cura ecónomo D. José Muñoz Miñambres, el obispo de Zamora, D. Eduardo Martínez González, consagrase esta iglesia. Desde ese momento es la continuadora y depositaria del legado de la antiquísima Parroquia de Renueva que tiene sus orígenes en tiempos de la repoblación de la histórica Villa por el rey leones Fernando II.
    El proceso constructivo de esta iglesia se ha realizado en dos tiempos distintos y discontinuos. Las obras comenzaron por iniciativa de D. Julián Fernández Diez (había tomado posesión como cura párroco de Santa María de Renueva en junio de 1927) mediante una cuestación popular en 1929, colocándose la primera piedra el 30 de septiembre de 1930. La situación política, económica y el inesperado fallecimiento (octubre de 1936) de su promotor paralizaron las obras.
    Años más tarde (1963) con la llegada de D. José Muñoz Miñambres y ante el estado de deterioro que presentan las dos iglesias de la parroquia (San Andrés y Renueva) se recupera, en 1965, el proyecto inacabado para finalizar las obras tres años después.
    En esta sencilla y moderna iglesia no encontraras blasones de linajes, sus muros guardan la devoción de un pueblo a Santa María del Monte Carmelo; la devoción a un Cristo sanador, al que se le pide salud para el cuerpo y paz para el alma. Aquí se guarda la memoria de tradiciones perdidas: María encinta que recibía solemne culto en aquellas afamadas ferias de septiembre que celebraba la ciudad. Lucia de Siracusa, Santa protectora de sastres y modistas, cuando estos oficios abundaban en la parroquia. San Miguel, patrono de los hortelanos que supieron sacar los mejores frutos de estas fértiles tierras. Santa Eulalia, mártir en la Augusta Emerita, recuerdo de antiguos tiempos, cuando la villa pertenecía a la Diócesis de Oviedo.


domingo, 8 de abril de 2018

LA VEGUILLA DE HACE 80 AÑOS


La festividad de la Virgen de la Vega, patrona de la ciudad, y conocida cariñosa y popularmente como “La Veguilla”, es una antigua tradición que viene celebrándose desde principios del s. XVI y que tiene sus orígenes en la legendaria aparición de la Virgen en la llamada “Batalla del Mato” que tuvo lugar en las proximidades de Benavente en el s. IX.
Desde aquellas primeras celebraciones que consistían en una romería anual, el lunes de Pascualilla (segundo lunes después de Pascua de Resurrección), al Santuario de Nuestra Señora de la Vega en el pueblo leones de Cimanes, la fiesta ha ido pasando por sucesivos cambios, así en el s. XVIII se traslada a la Villa y en el s. XIX la iglesia de Santa María será el marco de la solemne celebración. El diccionario de P. Madoz de mediados del s. XIX (1849), haciendo referencia a la iglesia de Santa María del Azogue, dice celebrar en ella con gran solemnidad la fiesta de Ntra. Sra. de la Vega patrona de la Villa.

La pequeña imagen de la Virgen de la Vega en las andas de plata adaptadas para la procesión desde 1856. Realizadas por el platero Juan de Figueroa en 1694 para la procesión del Corpus. 


A lo largo del tiempo se han ido introduciendo nuevas costumbres, como la distribución del llamado “pan de la Veguilla”, en un principio para los necesitados incluidos en los padrones de beneficencia, hoy como tradición a todo el que lo solicita. Otro de los actos introducidos en la festividad de la patrona ha sido la “petición del toro” con origen en los últimos años del s. XIX y que se vio interrumpida en 1908 al suprimirse por Real Orden del Ministro de la Gobernación, D. Juan de la Cierva, la supresión del “toro enmaromado”, recuperándose en 1939.
Los actos programados por la Ayuntamiento para la celebración de las fiestas patronales de 1938 y que recogía la prensa de hace 80 años, se centraban en el traslado, la tarde del 22 de abril, de la imagen de la Virgen desde la Iglesia de San Nicolás a la de Santa María; Triduo en honor de la Virgen los días 22,23 y 24 en la Iglesia de Santa María con homilía a cargo, ese año, de D. Diego Tortosa, Canónigo de la Iglesia Catedral de Madrid; reparto del “pan de la Veguilla” la mañana del día 24 en las escuelas de la Encomienda; el lunes 25 de abril, día de la patrona, celebración de una misa solemne a las 10.30 y procesión a las 5 de la tarde. 

Tarjeta-recordatorio editada por el Ayuntamiento de Benavente en las Fiestas Patronales de 1957.
 
Trascurridos 20 años, en 1958, los actos religiosos programados desde el Ayuntamiento, siendo alcalde D. Manuel Rojo Cadenas, para la celebración de la Fiestas Patronales se complementaban con algunos lúdicos como eran pasacalles, verbenas, concierto-baile y la ya recuperada tradición de “pedir el toro”.
Sábado, 12 de Abril, a las once de la noche en la Pza. España (Plaza Mayor) popular verbena.
Lunes, 14 de Abril , la banda del maestro Rebordinos recorrerá las calles de la ciudad interpretando pasacalles. Después de la misa solemne de las doce de la mañana, multitudinaria “petición del toro”.
A las siete de la tarde concierto-baile en la Plaza Mayor y a las once, en el mismo lugar, verbena popular.
Plaza Mayor, “petición del toro“, finales de los años 50


Con el correr de los años la fiesta no ha quedado detenida en el pasado, todo lo contrario, ha ido evolucionando adaptándose a los nuevos tiempos, ni mejores ni peores, simplemente distintos, y en la actualidad las Fiestas Patronales de La Veguilla están llenas de actividades deportivas, culturales, musicales, de ocio, tiempo libre y por supuesto la tradicional “petición del toro enmaromado” que recorrerá las calles de la ciudad, como siempre se ha hecho, el miércoles anterior al jueves del Corpus. Y en todo ello, las peñas juegan un papel importante.

Plaza Mayor, “petición del toro” 2015