CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

sábado, 30 de octubre de 2010

CRISTO EN LA LEYENDA -1-

EL CRISTO DE LAS INJURIAS – ZAMORA

Cuenta la leyenda que por los años mil quinientos un joven vecino de Zamora llamado Juan Yáñez de León pretendía casarse por interés y no por amor con Leonor Gil de Castro, joven huérfana que era buena, caritativa, cristiana y honesta; pero fue rechazado y trama un plan para vengarse.

Pago a unos hombres para que colocaran por la noche una escala en la casa de Leonor poniendo en entredicho su honra. A la mañana siguiente toda la ciudad hablaba de lo sucedido.

La joven, acompañada por su tío, acude al Convento de San Jerónimo para pedir ayuda a fray Antonio, el freile les aconseja invitar a Juan al convento, el joven acepta, pero niega cualquier participación en los hechos de los que le acusan. Ya en el convento fray Antonio pidió a Juan se colocara de pie ante el Cristo y le pregunto: ¿Juráis por Dios que nada tuvisteis que ver con los hechos para poner en duda la honra de Leonor?

Cristo de las Injurias – Zamora

Juan respondió que nada tenia que ver con tales sucesos.

Un gran trueno retumbo en la iglesia apagándose los cirios y se oyó una potente voz que por tres veces dijo: ¡Mientes!

Cuando todo paso Juan había desaparecido como tragado por la tierra. Y los presentes daban alabanzas al Cristo que con su milagro había devuelto la honra a la joven Leonor.

Desde ese día a imagen es conocida con el nombre de Cristo de las Injurias.

Es uno de los mejores crucificados del renacimiento español, s. XVI entre 1530 – 1560 de influencia italiana y autor desconocido ha sido atribuido a Gaspar Becerra (Baeza (Jaén) 1520 – Madrid 1570).

La imagen se encontraba en el Monasterio de los Jerónimos (en 1534 la orden levanta el monasterio de Zamora en la margen izquierda del río Duero) desaparecido con la desamortización del Trienio Liberal (1820 a 1823) es trasladada a la S. I. Catedral donde en la actualidad se le da culto y es la imagen titular de la Cofradía del Silencio. En la Guerra de la Independencia estuvo a punto de ser quemada por las tropas de Napoleón.

Cristo de las Injurias - detalle

Cristo de grandes proporciones (2 m.) tallado en madera, su cabeza ladeada hacia la derecha e inclinado sobre el pecho esta ceñida por una corona de soga de la salen grandes espinas, la boca entreabierta, su mirada perdida; en su costado derecho una profunda herida mana abundante sangre; tres clavos lo sujetan a la cruz: dos en sus manos con los dedos flexionados y uno en sus pies (derecho sobre izquierdo).

Su majestuosidad inspira un sentimiento de compasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario