CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

lunes, 12 de diciembre de 2016

COFRADIA DE SANTA LUCIA


Benavente a lo largo de su dilatada historia ha reunido una serie de cualidades que han hecho de ella una población singular: Importante nudo de comunicaciones; paso de rutas jacobeas; rodeada de ríos con fértiles valles; una numerosa y variada actividad artesanal; centro económico y comercial de un prospero territorio.  Esto dio como resultado, que la entonces villa de señorío de los Pimentel, fuera cantera de un asociacionismo, que al amparo de la iglesia y con distintas advocaciones, fue característico de aquella época.
En sus iglesias y conventos se fundaron numerosas cofradías con  los más variados fines (gremiales, asistenciales, penitenciales, de devoción). El paso del tiempo, la evolución de la vida  y las conquistas sociales que sustituyeron la caridad y la beneficencia por derechos de los ciudadanos, dieron lugar a un vacío de contenidos; muchas de estas hermandades desaparecieron o se trasformaron en sociedades de tipo cultural.
La recuperación demográfica y económica de villa de Benavente en los últimos años del s. XVII incrementaran el comercio y la actividad laboral en el gremio textil con profesiones como sastre, costurero, tejedor o sombrerero. Estos artesanos se asentaran principalmente en la Parroquia de Renueva, que era la tercera en feligresía de las diez que había en la villa. En su iglesia, dedicada a Santa María de la O,  bajo la protección de Santa Lucia, fundaron  una hermandad que defendería sus intereses.
Imagen de Santa Lucia y altar en la desaparecida iglesia de Renueva.

Lucia de Siracusa: Nació (283-304) en esa ciudad de la isla de Sicilia, en aquel tiempo provincia romana, siendo emperador Diocleciano. Doncella de noble familia, fue acusada de ser cristiana y sometida a varios martirios, para terminar siendo decapitada. La iconografía, mas extendida, representa a Santa Lucia llevando en sus manos una palma, símbolo del martirio, y un platillo con dos ojos, símbolo de la luz.
En algunos lugares de España se mantiene el gremio de sastres y modistas, caso de Valencia, donde se fundo en 1247 en el reinado de Jaime I y en la actualidad realiza numerosas actividades sociales, religiosas y culturales.
En el caso de Benavente poca es la documentación, que por dejadez, abandono y, en algunos casos, por expolio del patrimonio, ha llegado a nosotros sobre ese asociacionismo de hombres y mujeres que de forma colectiva hacen frente a la vida y a la muerte. De la Cofradía de Santa Lucia se conserva un conjunto de manuscritos cosidos, formando un pequeño libro, con el titulo “Cofradía de Santa Lucia fundada en la Parroquia de Renueva – Libro de traspaso de alhajas y enseres (1851-1868)”.
Este antiguo documento nos facilita información para hacernos una breve idea de esta cofradía.
Su finalidad era la de una hermandad gremial de aquella época, prestarse apoyo, defender sus intereses, auxilio en la enfermedad, acompañar a los hermanos en los últimos momentos de la vida y preparar su funeral. Puede que en sus orígenes pertenecieran únicamente  los hombres y mujeres del gremio textil, pero con el paso del tiempo será una cofradía abierta a miembros de otros oficios y parroquias, pues algunos de los nombres, que aparecen en los documentos citados, no son feligreses de Renueva o se dedican a otras actividades; Esta transformación a cofradías abiertas también se dio en otras, como fue el caso, de la Cofradía de San Antonio de Padua en la parroquia de San Andrés.
Arca de la Cofradía de Santa Lucia
Para su gobierno contaba con Alcaldes, era el cargo más representativo y desempeñado por personas que gozaran de cierto reconocimiento y prestigio. Mayordomo, encargado de la administración y custodia de los bienes y propiedades. Abad de Servicio, tenía una de las llaves del arca donde se guarda la cera y los objetos de la cofradía. Vigario, encargado de avisar a los hermanos para los actos que se organicen, reuniones y entierros.
Todos los años al día siguiente a la festividad de Santa Lucia (13 de Diciembre) se hacia el relevo de cargos y la entrega de los bienes.
Utilizando una antigua expresión, tenía que ser una “cofradía de posibles” a la vista de la imagen,  retablo, arca y demás enseres que han llegado hasta nosotros.
La Santa protectora de la vista es una escultura de bulto redondo en madera tallada y policromada con estofados (s. XVIII); representada por una matrona romana de larga cabellera con corona de flores que viste túnica y manto, con los símbolos del martirio en sus manos. Fue restaurada por Carmen García Villarejo en 2009. Como dato anecdótico decir que en los años 1972-73 la parroquia de Santa Lucia de Vigo intento comprar esta imagen,
Transcripción del manuscrito de traspaso de 1851.
“En catorce de Diciembre de esta año de 1851, se hizo entrega al mayordomo Nicolas Martinez y Abad de Serbicio Julian Martinez de los enseres que obran en el arca de la Gloriosa Santa Lucia. Setenta y seis zirios incluidos los cuatro que tiene el Vigario. Cuarenta belas de todas clases y los demás efectos que constan en las demás entregas”
En 1863 siendo Mayordomo Juan Serrano menor; Abad de Servicio Celestino Martín; Alcalde Viejo Valentín Alonso. Se citan como bienes:
3 tarjetas nuevas de plata  con sus varas y fundas (estas tres piezas se conservan).
Arca con cerradura nueva y llave que contiene un archivo con la escritura de la fundación (se trata de un arca de grandes dimensiones con dos cerraduras; el documento de fundación ha desaparecido).
3 tarjetas viejas de bronce con sus varas.
Un estandarte nuevo con su cajón (lo que indica que hubo otro anterior).
Una lámpara con su vaso.
Una cortina que cubre la imagen. (Estos tres últimos objetos citados no existen).


Tarjetas de plata. “Año 1863. Se hicieron estas siendo Alcaldes Biejos Bruno Rojo y Agustín Fernández Valentín Alonso”

Actas posteriores hacen referencia a otros bienes en paradero desconocido:
1865 “Se ace cargo el Abad de Servicio Esteban Gonzales de una pendoneta con su cajon y dos estampas de la misma Virgen, una bordada en seda y otra pintada en lienzo”
1866 “Un peso sin balanza… Una cruz de bronce”
1867 “Una cortina blanca, una lámpara al frente del altar, una vidriera en el mismo altar”
Con los avances industriales en materia de confección los oficios relacionados con el gremio textiles fueron disminuyendo y sus hermandades  perdieron su finalidad y lentamente desapareciendo. Durante los años que en Benavente estuvo abierta una industria textil, que daba empleo a buen número de obreros, mayoritariamente mujeres, se conservo la tradición de asistir a la celebración de una misa solemne que se celebraba a las doce de la mañana del 13 de Diciembre en la iglesia de Renueva.
 


Imagen y altar en la actual Capilla de Santa Lucia en la iglesia del Carmen 

Demolida la iglesia de Renueva  en 1976, devoción y bienes pasaron a la actual de Santa María del Carmen; años después de terminadas las obras de esta iglesia se construyó una capilla anexa a la nave lateral derecha donde se instaló el altar y la imagen de Santa Lucia.
Todas aquellas celebraciones han quedado reducidas a un triduo en la Iglesia del Carmen; el ultimo día, que coincide con la festividad, se da a besar a los fieles una reliquia de la Santa que fue donada en 1936 por Ricarda Bobillo, perteneciente a la misma familia que unos años antes donara la imagen de la Virgen de los Dolores a la Semana Santa Benaventana.






Reliquia. Año 1936

Recientemente un grupo de mujeres unidas por su actividad de costura y confección han creado una asociación  denominada “El Hondón” (ojo de la aguja) tomando como patrona a Santa Lucia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario