CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

miércoles, 1 de febrero de 2012

LAGO DE SANABRIA - LEYENDA

Cuando el conocimiento del hombre y los medios científicos a su alcance no pueden explicar los fenómenos naturales surge la narración de hechos fabulados que va pasando de generación en generación.
El Lago de Sanabria tiene también su origen legendario.
La leyenda posiblemente difundida por los monjes llegados a San Martín de Castañeda hacia mediados del s. XII procedentes del Monasterio de Carracedo (León).
Monasterio de San Martín de Castañeda

Cuenta la tradición que a orillas del río Tera, en el lugar que hoy ocupa el lago, existía un pueblo de nombre Valverde de Lucerna, gentes de poca fe y egoístas.
Un día de lluvia y frío llego a este lugar un pobre peregrino hambriento y cansado del camino (que resulto ser Jesucristo). De puerta en puerta por todas las casa del pueblo fue pidiendo limosna y cobijo, pero sus moradores una y otra vez se lo negaron.
Cuando ya salía del pueblo, a sus afueras, se encontró con unas mujeres que junto al horno preparaban masa para hacer pan, compadecidas del pobre lanzaron al horno una “pizca” de masa para cocer, tanto creció el pan que fue necesario partirlo para sacarlo del horno.
El peregrino recomendó a las mujeres que se quedasen en el lugar elevado que ocupaba el horno, pues como castigo iba a inundar el pueblo por no darle auxilio sus habitantes.
Levantando su cayado golpeó la tierra con fuerza diciendo:
Aquí finco mi bastón,
aquí salga un gargallón;
aquí finco mi espada,
aquí nazca un gargallón de agua.
Al instante comenzó a manar tal cantidad de agua que en poco tiempo el pueblo quedo inundado dando lugar al actual lago. Solo el lugar donde se encontraba el horno quedo por encima de las aguas y es la pequeña isla que hay en el lago.

Aguas del Lago de Sanabria que cubren el imaginario Valverde de Lucerna

Cuentan las gentes del lugar que desde entonces, todos los años al amanecer el día de San Juan (24 de Junio) las almas en gracia de Dios que se acerquen a las orillas del lago, oyen, milagrosamente, tocar las campanas bajo las cristalinas aguas.
También cuente la leyenda que los vecinos de los pueblos cercanos intentaron salvar las campanas, de nombre Verdosa (por su color) y Bamba (por su gran tamaño), con ayuda de dos bueyes (Bragao y Redondo). Una pudo salvarse y dicen es la que tañe en la iglesia del pueblo de Vigo de Sanabria, mientras la otra se fue al fondo de las aguas.
“Tu te vas, Verdosa,
yo me quedo Bamba
y hasta el final del mundo
no seré sacada”
Lago de Sanabria, en la ladera de la sierra San Martín de Castañeda

El filósofo y escritor D. Miguel Unamuno (Bilbao, 29-09-1864 – Salamanca, 31-12-1936 a las 72 años) profesor y Rector de la Universidad de Salamanca, buen conocedor del Lago y sus tierras, eligió estos lugares como escenario de su novela San Manuel Bueno, mártir.
En su visita al Lago de Sanabria en Junio de 1930 escribió:

“San Martín de Castañeda
Espejo de soledades,”
_ _ _

“Campanario sumergido
de Valverde de Lucerna
toque de agonía eterna
bajo el caudal del olvido.”
_ _ _

“Se queja en vano tu bronce
en la noche de San Juan,
tus hornos dieron su pan, “
Campañas del Monasterio de San Martín de Castañeda

No hay comentarios:

Publicar un comentario