CONOCER Y RECORDAR EL PASADO; PARA VIVIR Y ENTENDER EL PRESENTE; CON ILUSION Y ESPERANZA EN EL FUTURO
GENTES Y TIERRAS DEL VIEJO REINO DE LEON
COSAS DE AQUI Y COSAS MIAS

miércoles, 26 de septiembre de 2012

PUENTE DE PIEDRA - ZAMORA


Detalle vista de Zamora en 1570 del paisajista flamenco Anton Van der Wyngaerde que recorrió España, por encargo del rey Felipe II, realizando una colección de vistas de ciudades y pueblo. Podemos ver la torre original de la margen derecha. El pretil del puente tiene almenas. En la margen izquierda se levanta una gran torre almenada que años después seria cubierta con un chapitel de pizarra sobre el que se colocaría en 1708 la veleta de la Gobierna, nombre con el que se denominaría a la torre 
  
Puente de piedra, en Zamora,
sobre las aguas del Duero.
puente para labriegos, carros,
mulas con campanillas, niños
brunos.
Vieja piedra cansada
de ver bajo los arcos
pasar el tiempo.
                         (Blas de Otero)             

 Vista parcial del Puente de Piedra con la Torre de la Gobierna en 1854. Obra del fotógrafo ingles Charles Clifford que desarrollo su trabajo en España a partir de 1850. La instantánea muestra un río Duero crecido. En la parte derecha se aprecian restos del Convento de San Francisco que durante la Guerra de la Independencia sirvió de cuartel general a las tropas francesas.



Entre los numerosos monumentos que hacen de Zamora la Ciudad del Románico se encuentra  su Puente de Piedra, también  se le dio el nombre de Puente Nuevo. Sustituyo a uno romano de bóvedas de cañón cuyos restos aun se pueden ver aguas abajo y que era conocido como Puente Viejo o de Olivares, arruinado, según algunos autores por una catástrofe natural, en el s. X. El  historiador zamorano Cesáreo Fernández Duro cita una leyenda en la que se narra la huida de San Atilano (primer obispo de Zamora) de los árabes que después de arrojar su anillo al Duero  y alcanzada la orilla, el puente se hundió. De la existencia del viejo puente o de Olivares podemos deducir que la travesía del río Duero en este lugar se remonta a épocas romanas.
Algunos autores mantienen que desde la destrucción del puente romano hasta construcción del “pontem novum”  era necesario vadear el río por un paso a la altura de la ermita de la Peña de Francia. Para otros historiadores ambos puentes coexistieron el viejo próximo a la azuda de Olivares y el románico puente nuevo aguas arriba.
  

Inicio del Puente en la margen derecha finales del s. XIX. Con la torre-arco que con las obras de 1905 desaparecerá. El primer arco quedaría sepultado por la nueva carretera.


Situado en un punto estratégico sobre el Duero, durante siglos fue el único paso sobre el río, los primeros datos conocidos son de 1167 (s. XII). A lo largo de los años a sufrido numerosas reformas a causa de los daños sufridos, en unos casos por las crecidas del Duero (en 1545 una gran riada derriba un arco del puente y las torres almenadas sufrieron grandes desperfectos y fueron reedificadas) y en otros por la actuación del hombre.

Durante la Guerra de Sucesión a la Corona de Castilla (1475-1479) entre partidarios de la unión de Castilla-Aragón (Isabel y Fernando, Reyes Católicos) y  los defensores de la unión Castilla-Portugal (Juana de Trastámara, la Beltraneja casada con Alfonso V rey de Portugal), las tropas portuguesas (derrotadas en la Batalla de Toro -1476) demolerán parte de sus arcos. 
 
  Vista de las dos torres situadas a ambos lados del puente (finales s. XIX)

 También sufrió, como numerosos edificios de la ciudad, los desmanes de la ocupación francesa en la Guerra de la Independencia. En 1812 uno de sus arcos fue volado por la artillería inglesa y es necesario construir una estructura de madera.
 A lo largo del s. XIX el deterioro del puente era tal que resultaba peligroso el transito; dada la importancia que tenia en las comunicaciones Ayuntamiento y Diputación realizaron pequeñas reparaciones. En 1883 se corta el paso por el puente para realizar obras de reconstrucción, al ser el único medio de cruzar el río,  se construyó una barcaza  diseñada por el ingeniero D. Domingo Muguruza movida por remos y una cuerda anclada en las orillas.
De hechura románica, en piedra arenisca, fabrica de sillería, de unos 280 m. de largo con trazado recto, salvo en la parte final de la margen izquierda que hace un leve giro a la derecha;  arcos apuntados de luz variable y numerosos arcos menores que calan las gruesas pilas y sirven como aliviadero y aligeran la estructura.


 
Vista de al Torre de la Gobierna (finales s. XIX). El escudo de piedra de su fachada se encuentra en la actualidad a la entrada de  los jardines del castillo. En el interior de la parte superior se encontraba, hasta mediados del s. XIX  la pequeña imagen de la Virgen de la Guía.


En lo referente al número de bóvedas tenemos que indicar que: Rodrigo Méndez Silva en Población General de España (1675) nos habla de “un hermoso puente sobre el caudaloso Duero con dos torres, 300 almenas y 17 ojos”. J. M. Cuadrado y F. J. Parcerisa  en el tomo IX  (1861) de Recuerdos y Bellezas de España “el puente abre a las aguas diez y seis arcos ojivos y encima de los estribos otros tantos huecos de medio punto a fin de aligerar su mole; mas ha perdido su poético almenaje…”. Manuel Gómez Moreno en su  obra Catalogo Monumental de España (1903-1905) en lo que hace referencia al puente nos dice: “Compónese este de diez y seis arcos apuntados grandes”. En la actualidad, a partir de las grandes obras de 1905-1907 cuenta con l5 bóvedas; el arco 16, el mas próximo a la ciudad, se encuentra sepultado al elevar el nivel de la carretera de acceso para facilitar la entrada de vehículos.
En 1835 tras unos trabajos de reparación fueron eliminadas las almenas que tenían los pretiles que dando reducidos a un simple muro de piedra que finalmente con las obras de 1905 serian sustituidos por una barandilla metálica.
  

Vista parcial del Puente a finales del s. XIX. En primer termino la Puerta de San Simon o del Pescado en su emplazamiento original. Aun no se ha trazado la calle paralela a la margen derecha del río Duero  que seria la Av. del Mengue.

 Elementos destacados del románico puente han sido sus torres defensivas; dos situadas en sus extremos son las que han llegado hasta principios del s. XX, servían como elemento defensivo, regulaban la entrada a la ciudad y garantizaban el cobro del pontazgo; en varias ocasiones fueron reconstruidas y modificadas perdiendo su primitiva estructura. La de la margen derecha, la más próxima a la  ciudad, en una de estas reconstrucciones quedo reducida a un sencillo arco.

 Vista de la ciudad de Zamora (1970), en primer termino las Aceñas de Cabañales, en la parte central el Puente de Piedra, único viaducto románico que es  utilizado por el tráfico rodado, al fondo la torre de la Catedral.


 La situada al Norte, en la margen izquierda, fue reformada tras la riada de 1556 rematándose con un chapitel cubierto de pizarra sobre el cual, a principios del XVIII (1708), se coloco una veleta de hierro forjado que se popularizo con el nombre de “La Gobierna”,  representa la silueta de una mujer sobre una esfera que lleva en una de sus manos las llaves de la ciudad y en  la otra una trompeta; es una alegoría a la victoria.
 
 Vista desde la Av. del Mengue, margen derecha, mediados del s. XX


 El puente tenia una pequeña capilla que cobijaba una imagen de la Virgen de la Guía protectora de los caminantes, en principio se localizaba en la parte central y más tarde en la margen izquierda.
 En los primeros años del s. XX (1905-1907) siendo Director General de Obras Publicas el zamorano D. Federico Requejo Avedillo se realizaron obras de mejora y ensanche de la carretera Villacastin-Vigo que producen un cambio radical en la fisonomía  medieval del puente y su entorno. El ingeniero de caminos D. Luis de Justo es el encargado de redactar y ejecutar una serie de proyectos encaminados a cambiar la fisonomía del puente. Del proyecto no se ejecuto la demolición del quiebro que hace el puente en la margen izquierda para ser sustituido por dos nuevos arcos y una rotonda similar a la de la margen derecha (la más próxima a la ciudad)
 Vista actual del Puente Piedra desde la Av. del Mengue (orilla derecha)

La estrechez de la zona obliga al derribo de varias casas del Barrio de la Pescadería. La Puerta de San Simon o del Pascado es derribada  y trasladada a  la carretera de Tordesillas a la altura del Cuartel Viriato. El puente pierde sus dos torres, los pretiles de piedra son sustituidos por una barandilla metálica con algunos tramos de hormigón, un pequeño vuelo en los laterales para mejora la anchura, el arco más próximo a la ciudad quedo sepultado por la elevación de la carretera y dos de sus bóvedas fueron reconstruidas olvidando su estilo románico.  Para Manuel Gómez Moreno esta actuación sobre el puente fue “un atentado artístico”.
 Vista desde la orilla izquierda del río Duero a mediados del s. XX. La Torre de la Gobierna ha desaparecido y el pretil de piedra sustituido por una barandilla metálica. Al fondo las viejas aceñas de Cabañales.


En 2008 un equipo de profesores de la Escuela Politécnica de Zamora perteneciente a la Universidad de Salamanca, con apoyo de  de la Junta de Castilla y León y tomando como base el Plan Director de la Muralla redactado en 1998,  inició  un estudio de investigación sobre el puente anterior a las obras de 1905-1907. Este trabajo ha sido presentado en los primeros meses del 2010.Los proyectos y planos redactados en aquellos años por el ingeniero de caminos Luis de Justo permitirán la reconstrucción de las torres.
Para poder realizar las obras de recuperación del puente y su entorno a la situación del s. XIX es necesario cortar el paso de vehículos, quedando reservado a peatones. Esto se podrá hacer una vez terminado el nuevo viaducto que se esta construyendo aguas debajo de los restos del puente romano, en el barrio de Olivares.
A primeros del 2012 el Ayuntamiento de Zamora iniciaba los trámites necesarios para que el viejo puente, monumento representativo de la ciudad, sea declarado  por la Junta de Castilla y León  Bien de Interés Cultural (BIC) a la  vez que solicita de la administración autonómica una actuación urgente para la restauración de viaducto.
 Detalle del puente desde la orilla derecha aguas arriba, al fondo las Aceñas de Olivares

Panorámica del Puente desde la carretera de Fermoselle, mediados del s. XX

 

Vista desde la orilla izquierda, al fondo San Cipriano.

 
  Placa situada en la Plaza de Belén (obra del escultor zamorano Eduardo Barron) que recuerda las obras realizadas en 1905-1907

 Obras para construcción del nuevo puente en el Barrio de Olivares, aguas abajo de los restos del puente viejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario